Naturales

7 cosas que suceden si comes cebollas todos los días

Las cebollas son altamente nutritivas, con buenas cantidades de proteínas y fibra, así como vitamina C, selenio, folato y varios antioxidantes. Incluso los compuestos sulfúricos inductores de lágrimas en las cebollas, especialmente la alicina, brindan beneficios para la salud como la reducción del riesgo de cáncer. Comer un poco de cebolla todos los días realmente puede hacer un buen cuerpo.

1. Menor riesgo de cáncer

Las cebollas contienen ciertos compuestos orgánicos de azufre que les dan su olor distintivo, pero también trabajan para desintoxicar los carcinógenos que consumimos todos los días. Eso se traduce en un menor riesgo de cáncer en el transcurso de tu vida. Las investigaciones sugieren que cuantas más cebollas comas, mayor será la protección.

Pero antes de comenzar una dieta a base de cebolla, tienes que saber que combinar las cebollas con la cúrcuma tiene un efecto sinérgico y que el ajo ofrece una protección similar. Aun así es una buena idea comer cebolla todos los días, pero puedes agregar estos otros ingredientes para extender los beneficios, en lugar de comer cebollas todo el tiempo.

2. Menor riesgo de diabetes

Las cebollas también son fantásticas para reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Esta forma de diabetes ocurre cuando la insulina se vuelve ineficaz al procesar la glucosa. Suele ocurrir debido a una dieta crónicamente alta en azúcar.

Cuando comes cebolla, aumenta la cantidad de insulina disponible en tu sistema. El propilo disulfuro de alilo en las cebollas llega hasta algunos de los lugares en el hígado donde la insulina se ha inactivado, dejando de ese modo más insulina en el torrente sanguíneo para procesar la glucosa.

3. Mejor salud cardiovascular

Las cebollas son ricas en un antioxidante llamado quercetina, que como todos los antioxidantes, beneficia la salud al neutralizar los radicales libres que de otra manera causan daño celular. Pero la quercetina es especial porque mantiene las arterias suaves y elásticas.

También desempeña un papel en la regulación de la presión arterial y reduce el nivel de colesterol LDL en personas con riesgo de trastornos cardiovasculares. Comer algo de cebolla todos los días, por lo tanto, favorece la salud cardiovascular y minimiza el riesgo de enfermedades del corazón.

4. Función inmune mejorada

La quercetina en cebollas hace más que apoyar la salud del corazón. Funciona en conjunto con el selenio que las cebollas también contienen para fortalecer el sistema inmunológico. Se ha encontrado que el selenio y la quercetina reducen la inflamación en todo el cuerpo.

Esta poderosa combinación también parece moderar la función inmunológica, estimulando una respuesta y luego reduciéndola de nuevo según sea necesario. La función inmune hiperactiva en realidad puede causar una gran cantidad de problemas, entre los cuales se encuentra la enfermedad inflamatoria crónica de la artritis.

5. Alivio de alergias

Las alergias estacionales causan picazón en los ojos, secreción nasal y garganta irritada. Son realmente incómodas y llevan a muchas personas a confiar en los medicamentos para la alergia para aliviarlos. Pero estos medicamentos vienen con sus propios efectos secundarios que también pueden ser preocupantes.

La próxima vez que sufras de alergias, prueba comer un poco de cebolla antes de tomar una pastilla. La quercetina bloquea los compuestos inflamatorios y causantes de alergias y, por lo tanto, puede proporcionar una reducción significativa de los síntomas. Si realmente no puedes soportar el sabor de las cebollas, prueba los suplementos de quercetina.

6. Menor riesgo de intoxicación alimentaria

Es posible que hayas oído que las cebollas cortadas son la fuente no reconocida de intoxicación alimentaria en todo tipo de alimentos. La historia dice que las cebollas son tan propensas al crecimiento bacteriano que no es seguro cortarlas y luego almacenarlas durante un tiempo prolongado.

Pero no creas todo lo que escuchas, porque la verdad es exactamente lo contrario. Las cebollas contienen compuestos antibacterianos que retardan el crecimiento bacteriano. No solo son seguros para cortar y almacenar hasta por 7 días, sino que comer cebolla con cualquier comida hace que sea menos probable que te enfermes con otros ingredientes.

7. Riesgo reducido de coágulos en la sangre

La coagulación es una función importante para la sangre porque sella las lesiones y evita la pérdida excesiva de sangre. Sin embargo, cuando se forma un coágulo dentro de una arteria o vena, puede ser mortal. Técnicamente llamado trombo, un coágulo de sangre en el lugar equivocado puede bloquear el flujo sanguíneo crítico y privar a otras partes del cuerpo del oxígeno y los nutrientes que necesitan. Un trombo también puede migrar hacia el corazón o los pulmones y causar la muerte.

Las cebollas contienen algo llamado rutina que puede prevenir la formación de estos peligrosos coágulos. Curiosamente, los coágulos que se forman en una arteria son ricos en plaquetas, pero los que se encuentran en las venas tienen un alto contenido de fibrina. La rutina se ha encontrado para disolver ambos tipos.

8. Sueño y humor mejorados

Hay muchos procesos químicos involucrados en el sueño. La serotonina, la dopamina y la norepinefrina trabajan juntas para estabilizar el estado de ánimo, regular el apetito y promover un sueño saludable. Pero ciertos productos químicos pueden dificultar tu capacidad de dormir profundamente, como la homocisteína, un aminoácido que se produce cuando el cuerpo descompone las proteínas.

Demasiada homocisteína dificulta la producción de serotonina, dopamina y norepinefrina. Las cebollas apoyan el sueño saludable porque contienen una buena cantidad de folato, que puede detener la acumulación de homocisteína en el sistema.

Conclusión

La evidencia sugiere que se obtiene el mayor beneficio de salud de las cebollas si se comen crudas. Sin embargo, no a todos les apetece una cebolla cruda, ya que es cuando tiene el sabor más potente. Las cebollas crudas son responsables del temido “aliento de cebolla” que todos queremos evitar en público. Por fortuna, todavía puedes ver resultados positivos al comerlas cocinadas. Las cebollas cocidas son de sabor suave y dulce.

Si lo que más te molesta es el crujido de las cebollas, trata de rallarlas en tus comidas. Tu boca ni siquiera notará que están ahí, pero tu cuerpo sí. La cebolla en polvo es otra opción que ofrece el beneficio de la cebolla cruda, pero en menor cantidad. Como último recurso, busca suplementos de quercetina en la tienda. De cualquier manera que las consumas, las cebollas son una gran ayuda para tu salud en general y bien vale la pena comerlas todos los días.

[pin_follow username="Saludvidayamorr" label="Seguir Saludvidayamor.com en Pinterest!"]

Join The Discussion