Dato curioso

La dejaron tirada con una bolsa de pañales y una nota de abandono. Alguien la recogió y decidió cuidarla

Lunita era una hermosa perrita que sufría de una discapacidad, razón por la cual fue abandonada en una calle de Salta, Argentina, pero su vida no siempre fue así de triste, dado que en el 2014 su destino tuvo un giro radical y una familia la rescató para darle la vida que se merecía.

Cuando encontraron a luna, estaba atada a una barandilla al costado de una tienda de aseo de perros. A su lado, había una nota que decía su nombre, edad, y que explicaba porqué su antiguo humano no podía quedarse con ella. Sin embargo, lo que más llamaba la atención de lunita eran sus patas traseras, pues estaban adheridas a una silla de ruedas en mal estado.

Quien la dejó allí no pensó tampoco en las necesidades del animal, dado que no tenía comida ni agua con ella. Por suerte, una de las empleadas de la peluquería canina se fijó en ella y se puso en contacto con la organización de rescate LUBA Salta y dos de sus voluntarios vinieron a buscar a Lunita

De esta manera, la bella perrita se quedó en un hogar de crianza mientras su información corría en línea con la esperanza de encontrar un hogar para ella. Increíblemente, una familia de los Estados Unidos se ofreció a adoptarla y se inició una recaudación de fondos para pagar el vuelo de Lunita a los Estados Unidos.

Desafortunadamente, las cosas no le fueron bien a Lunita en su hogar adoptivo, dado que su nueva familia no conocía con exactitud cuales era los cuidados adecuados para un perro discapacitado, por lo que terminó desarrollando una infección estafilocócica muy grave que fue el resultado de una de infestación de ácaros en su cama. Luego de esta nueva tragedia en su vida, Lunita fue adoptada a una otra familia adoptiva que tenía el reto de lifdiar con su nuevo problema de salud.

La infección, la sarna y el escaldado de la orina hicieron que Lunita perdiera todo su cabello de la cintura para abajo, incluyendo la cola. También tuvo una grave infección del tracto urinario y tenía tanto dolor, que con sólo limpiarse el trasero y el área privada gritaba. Tomó mucho esfuerzo y visitas médicas para sanar todas sus condiciones, pero al final se recuperó.

Junto a su nueva familia y mejorada salud, Lunita conoció la nieve, viajó a muchos destinos, tuvo nuevos amigos e incluso pudo disfrutar de fiestas de cumpleaños. Con tantas aventuras quizá Luna se encontró con una sorpresa en la playa como lo hizo este perrito. Sin embargo, al poco tiempo de haber celebrado su aniversario número 11, su estado físico se deterioró notoriamente y la tuvieron que ingresar a cuidados intensivos donde murió rodeada de sus amigos y familiares. Por suerte, la historia de Lunita llegó a su fin por la vejez y la última parte de su vida fue completamente feliz.

En definitiva, Lunita es un ejemplo asombroso de la resistencia del espíritu. Ella superó lo que parecía ser insuperable en relación con su discapacidad. Que su vida sirva de ejemplo para aquellos que piensan que las cosas nunca mejorarán. ¡Descansa en paz Lunita!

[pin_follow username="Saludvidayamorr" label="Seguir Saludvidayamor.com en Pinterest!"]

Join The Discussion